Elige tu escritorio o mesa de trabajo

Elige tu escritorio o mesa de trabajo

 

Actualmente las condiciones de trabajo han cambiado y una de las vías para incorporarte al mundo laboral es ser freelance o trabajar a distancia desde casa. Esto nos lleva a que eventualmente enfrentemos el hecho de que necesitamos establecer un lugar específico; trabajar en la cama, en el sofá o el comedor ya no es la mejor opción, nos puede derivar en problemas de postura, en no tener un control en los horarios y un desorden que puede estresarnos innecesariamente. Uno de los aspectos que influye en la concentración de tus tareas y tu productividad, es la decoración de ese lugar que reservas para tus actividades de trabajo. A continuación te aconsejamos cómo lograr un espacio inspirador pero sobre todo funcional para trabajar en casa.

Dale un cambio de imagen a tu despacho personal para empezar el nuevo curso con buena cara

 

Ya sea en casa o en la oficina, pasamos más horas de las que creemos en el escritorio. Por eso, es importante que el espacio donde creas, trabajas, defines estrategias, escribes, piensas… sea el sitio ideal para que todas tus ideas fluyan solas.
El trabajo puede ser más divertido con un buen escritorio, por eso olvida la idea rígida de que tiene que ser un mueble monótono. Busca tu propia personalidad dentro de una gran variedad de estilos y diseños. Desde un escritorio minimalista a uno más industrial, los hay de todos los modelos.

Escoge tu lugar

A menos que puedas reservar una habitación de tu casa para hacer tu estudio, comúnmente hay que echar mano de un rincón en la casa. Te recomendamos que no uses pasillos que con el tiempo sea difícil de transitar; puede ser una esquina en tu habitación o un área que pueda aprovecharse en el salón. Trata de delimitar tu área de trabajo de las demás, puede ser con objetos simbólicos no precisamente con paredes.  Recuerda que es tu espacio y es para trabajar, si compartes casa con alguien más asegúrate que respete tu rinconcito.

Selecciona el mobiliario

Hay muebles que son básicos independientemente de tu perfil o el tipo de trabajo que desempeñas, como escritorio, sillas y un lugar para almacenar y organizar tus herramientas. Procura que cada mueble tenga una función, olvídate de aquellos decorativos que sólo ocupan espacio innecesariamente y asegura que la decoración esté basada en aquellos que son útiles para tu desempeño.

Elige un escritorio pequeño si la mayoría de tus tareas son en el ordenador; cuanto más labores manuales realices, más grande será tu escritorio para finalmente convertirse en una mesa de trabajo.

Si la mayoría del tiempo permanecerás sentad@ mientras trabajas, antepon comodidad a apariencia; comprar una silla ergonómica es una inversión que vale la pena y tu espalda lo agradecerá.

Aunque las primeras semanas trabajando en casa pareciera que tienes todo bajo control y que no tiene gran ciencia organizar los artículos que usas, te sugiero que te prepares con un mueble para almacenarlos porque con el paso de los meses es probable que lo necesites. Un gabinete, un librero o un estante, dependiendo de tu perfil, resultan óptimos para organizar documentos, revistas, cuadernos de apuntes, lápices, discos, plumas, hasta telas o pinceles, dependiendo de tu profesión. Orden, organización y practicidad en tu espacio son fundamentales.

 

 

¿Qué material uso para mi escritorio?

A la hora de elegir el material para tu escritorio te encontrarás con variadas opciones. Una de las principales es la madera, que conseguirá aportar elegancia a tu estancia y será una excelente opción para conseguir un espacio representativo. Una de las ventajas de contar con un escritorio de madera maciza es que necesitan menos cuidados que los hechos con materiales sintéticos.

Por su parte, los metales y el plástico suelen ser materiales muy usados para la fabricación de escritorios por su estabilidad y firmeza. Si quieres conseguir un estilo personal prueba a combinarlos.

La tendencia en escritorios apunta a modelos con superficies de cristal. Ya sea sobre patas del mismo material, de madera o metálicas; las bases acristaladas serán una alternativa muy chic para tu escritorio.

 

Variedad de estilos

Cuando tu escritorio te inspire otras cosas que no sean trabajo y estrés, es que habrás conseguido crear el espacio perfecto. Existen diferentes variables para que personalices tu escritorio. Aquí te damos algunos tips:

 

 

Estilo nórdico: perfecta para los que buscan sencillez y un estilo que no falle. Esta corriente de decoración se basa en colores suaves y formas sinuosas. Consigue este estilo con una mesa de escritorio de madera de abedul o pino y combínala con una silla de oficina en blanco o en colores pastel.

 

 

 

 

 

• Shabby chic: si eres romántico/a y buscas un escritorio que te inspire dulzura, entonces tu estilo es el shabby chic. Busca una mesa de trabajo de estilo vintage, que presuma de marcas del tiempo y combínala con una silla de escritorio más moderna. El toque especial serán los complementos de decoración que añadirás a tu mesa.

 

 

 

Estilo moderno: si lo que te gusta es marcar tendencia y mostrar tu personalidad en cada espacio de tu casa, entonces tu estilo se ajusta más a las tendencias moderna o ”hipster”. La clave para conseguirlo la marcará la decoración de tu despacho, así que puedes añadir plantas, letras o láminas, para dotar de personalidad al espacio. También, la clave está en elegir tanto tu mesa como tu silla de escritorio en base de madera.

 

 

 

 

Estilo Juvenil: Si lo que buscas es un escritorio de aspecto juvenil, fresco y divertido, bien para darle un aspecto juvenil a la estancia o bien para que tus hij@s tengan un rincón donde estudiar y hacer sus tareas, este es el estilo que te interesa. Hay infinidad de modelos, ya sea con colores atractivos o llamativos, como de temáticas concretas, como pueden ser con imágenes de personajes de su serie favorita, banderas de países y un largo etcétera.

 

 

 

 

Como podéis comprobar hay infinidad de estilos y modelos que seguro podéis adaptar a vuestros gustos o necesidades, y si no, siempre puedes combinarlos para conseguir un espacio de trabajo que os haga el día a día mas fácil y a la vez que os haga sentir cómodos y a gusto en vuestro “rinconcito”.

Share this post