Posts tagged “descanso”

¡Todo lo que necesitas para descansar!

El día empieza y acaba aquí, entre suaves fundas nórdicas y mullidas almohadas. Pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo, por lo que es fundamental tener el colchón, la almohada y la ropa de cama adecuados.

¿Cómo eres? ¿Cómo duermes? Así es tu colchón ideal

descanso

Firmeza: ¿Duro, medio o blando? ¿ Qué prefieres tú? Es cuestión de gustos. Si tienes molestias musculares, elige un colchón de dureza media, que minimice los puntos de presión. Si te despiertas cansada, fíjate: El colchón debe respetar la curvatura de la columna.

Postura: ¿Cómo sueles dormir? De lado, boca arriba…. Si duermes de lado, necesitas una superficie firme que relaje la tensión de hombros y cadera. Si duermes boca abajo, elige una almohada baja para que no se creen tensiones en el cuello. Si duermes boca arriba, un colchón de firmeza media te sujetará correctamente a la espalda y el cuello.

Estatura y peso: ¿Cuánto mides y cuánto pesas? Todo influye. Si tu estatura es media, te sirve cualquier medida. El colchón debe tener al menos 15 cm más que tú. Si pesas menos de 70 kg, te conviene un modelo blando y flexible, que se adapte a ti y reparta bien tu peso. Si pesas más de 70 kg elige una firmeza media. ¿Más de 100 kg? Una dura. A más peso, mayor firmeza.

Transpiración: ¿Calurosa o friolera? El colchón te ayuda. Si dudas mucho, elige un colchón de muelles. Son los que mejor transpiran, seguidos del látex. Si no tienes problemas de frío o calor, un visco-elástico se adaptará a tu temperatura corporal al dormir. Si pasas mucho calor, pon un cubre colchón de algodón sobre el colchón que ya tienes. Lo notarás.

Movimiento: ¿Eres de las que se muevan o estás quieta? Si te mueves mucho en la cama elige un colchón de muelles, que recupera su forma inicial rápido. Si eres de las que se despierta en la misma posición en la que se ha dormido, opta por un visco-elástico. Si tu pareja se mueve y tú no, un colchón de muelles ensacados será una buena elección. Estaréis cómodos los dos.

 

 

La eleccion del dormitorio

La importancia del dormitorio en nuestro hogar

El dormitorio es la habitación del hogar que debe de estar especialmente diseñada para el descanso reparador. Por ello, debe primar la comodidad y el confort. Puesto que es lugar donde se fabrican los sueños, y donde vemos un nuevo día amanecer.

 

¿Cuál es la primera decisión que debemos tomar en nuestro dormitorio?

Antes que nada, la funcionalidad. Debemos elegir un buen colchón, ya que esto no se trata de un gasto económico por mera estética, sino de una necesidad y una inversión en nuestra salud. Hoy en día la industria ha cambiado mucho, y la tecnología textil nos ofrece mucha variedad de colchones.

Materiales como espuma, látex, viscolastica y viscolatex. Lo mejor es que consultes con un asesor y él te indicará cuál es tu mejor opción, incluso a tu fisioterapeuta. Y por supuesto probarlas por ti mismo. Una vez que ya hayas tomado la decisión de qué colchón vas a poner en el dormitorio, elige un bonito nórdico, o edredón que más se adapte a tu piel. ¡Déjate llevar por las sensaciones!

 

¿Para qué sirve la cabecera de las camas?

Su principal función, es la de evitar los golpes contra la pared, por ello suelen ser en la actualidad de algún material como piel, polipiel, o tela. Aunque no solo se trata de protegernos un poco en los sueños movidos, sino que también, por belleza estética, hay cabeceras preciosas de madera y metal.

La cabecera también nos ayuda a que nuestra habitación se “vista” con un tema, ya que el color que elijamos en el cabezal podrá darle una continuidad al resto de la habitación. Y no solo el color sino otros elementos decorativos como las tachuelas, por ejemplo. Este elemento nos proyecta un estilo determinado de decoración. Más clásico, moderno, barroco etc.

 

¿De qué color pinto las paredes del dormitorio?

Como hemos dicho al principio del artículo, no debemos perder el norte con la decoración y la funcionalidad del dormitorio. Se trata de relajarnos, descansar y dormir. Por ello lo ideal es utilizar colores poco saturados, o neutros como los grisáceos. Recuerda que no es lo mismo el dormitorio de casa, que de un hotel. Debe transmitirte tranquilidad y paz. Y por supuesto, proporcionarte, dulces sueños.

Además no es igual el dormitorio de matrimonio, que un dormitorio juvenil o uno infantil… déjate asesorar por expertos a la hora de cambiar de dormitorio, ellos sabrán recomendarte la opción que más se ajuste que tu bolsillos, tus gustos y tus necesidades…